Trucha

La trucha es un pescado semigraso de carne muy sabrosa y con una textura que permite que sea cocinado de innumerable maneras, siendo por ello uno de los pescados más solicitados por la hostelería.

Para que el producto no sufra ningún deterioro será envasado en una tarrina de plástico e introducido en una caja de porexpan y transportado hasta su destino a una temperatura de entre 0 y 4º C.
Es importante tener en cuenta que las diferentes preparaciones del pescado, salvo "entero sin limpiar", conllevan una merma en el peso final neto.

Consejos de conservación
El pescado fresco siempre ha de mantenerse a una temperatura de entre 0 y 4º C. Si se opta por consumirlo crudo es necesario congelarlo previamente a -20º C durante al menos 24 horas.

Este producto se vende por unidades, siendo el pedido mínimo una unidad.

3.66€

3.66€ por pieza 0,400Kg

  • Entero sin limpiar
  • Limpio con cabeza
  • Limpio sin cabeza
  • Limpio y abierto a libro

Descripción general

La trucha, Oncorhynchus mykiss, de la familia de los salmónidos, tiene su origen —a nivel comercial— en la acuicultura. Este pescado es de forma fusiforme, cuerpo alargado comprimido, con tronco caudal alto. Lo más característico y diferencial respecto a otros afines es una banda de colores irisados en verde, rojo y azul, «arco iris», situada a lo largo de cada lado del cuerpo, que es la que le confiere su nombre, más perceptible con el efecto del agua y el sol. Gran densidad de manchas o pintas oscuras en la cabeza, cuerpo, aletas dorsales, cola y en la adiposa posterior lipídica de todos los salmónidos. Cabeza robusta, y boca grande que llega hasta el borde posterior del ojo, provista de agudos dientes en sus fuertes mandíbulas y vómer, que por lo general, consta de cuatro dientes en la parte delantera o de la cabeza, y de una o dos hileras en el cuerpo, que en los adultos suele ser muy arqueado. Opérculo muy marcado. Pequeñas escamas lisas sobre la línea lateral y cola redondeada, aunque un poco incisa. Talla máxima, en torno a 80 cm, común entre 20 y 40 cm.

Hábitat y pesca

Esta variedad de trucha es susceptible de vivir en libertad en las aguas frías de los ríos o en los lagos de alta montaña; en nuestro país, principalmente en ríos de la mitad norte. Es de crecimiento rápido, y longevidad corta, entre cuatro y cinco años. Es una especie migratoria, yendo en primavera río abajo, y retornando aguas arriba en otoño para desovar durante el invierno o comienzos de la primavera. En general, se alimenta básicamente de larvas, de invertebrados, insectos y peces de pequeño tamaño. Actualmente, la trucha de la variedad «arco iris» que se comercializa en los mercados es un producto netamente de la acuicultura continental, que se extrae de noche en las piscifactorías y llega muy fresca a los mercados. Estando de temporada durante todo el año. Su carne es originariamente blanca, si bien algunos ejemplares pueden presentar una tonalidad rosada o «asalmonada», por los añadidos al pienso, aunque sin efectos de sabor.

Valoración nutricional

La trucha es un pescado muy cardiosaludable y nutritivo, de sabor suave, bajo en grasa (3%). Es una buena fuente de ácidos grasos omega 3, y considerable de proteínas con elevado valor biológico, minerales como selenio, fósforo, potasio o magnesio, y vitaminas B12, niacina y B6, sin olvidar unas moderadas aportaciones en tiamina y riboflavina. Al comparar la trucha de río con la trucha marina o reo, desde el punto de vista de la composición nutricional, encontramos que el contenido calórico de una ración media de la primera está casi tres veces por debajo del de la segunda, lo que la hace mucho más adecuada para el consumo en caso de dietas hipocalóricas, y de personas que toleran la grasa con dificultad, porque es la grasa, mayormente, el macronutriente que justifica este gran escalón energético. (La trucha de río presenta un contenido en lípidos igual a 3 g/100 g de porción comestible, y la trucha marina, 12 g). Este incremento se debe al mayor contenido en ácidos grasos saturados y monoinsaturados, permaneciendo casi intacto el de ácidos grasos poliinsaturados en ambas especies. Por su parte, los aportes en proteínas son algo superiores en el caso de las truchas marinas, mientras que el contenido en vitaminas y minerales es muy similar en ambas especies.

Escribe una reseña

Trucha

Trucha

La trucha es un pescado semigraso de carne muy sabrosa y con una textura que permite que sea cocinado de innumerable maneras, siendo por ello uno de los pescados más solicitados por la hostelería.

Para que el producto no sufra ningún deterioro será envasado en una tarrina de plástico e introducido en una caja de porexpan y transportado hasta su destino a una temperatura de entre 0 y 4º C.
Es importante tener en cuenta que las diferentes preparaciones del pescado, salvo "entero sin limpiar", conllevan una merma en el peso final neto.

Consejos de conservación
El pescado fresco siempre ha de mantenerse a una temperatura de entre 0 y 4º C. Si se opta por consumirlo crudo es necesario congelarlo previamente a -20º C durante al menos 24 horas.

Este producto se vende por unidades, siendo el pedido mínimo una unidad.

Productos Relacionados